sábado, 22 de noviembre de 2014

Pequeño, esquivo y con un gran poder de camuflaje. El Pico menor (Dendrocopos minor)

Al Piquetín (nombre asturiano), lo vi por primera vez (como ocurre en muchas ocasiones) por pura casualidad en un desplazamiento de un árbol a otro en un bosque de robles. Una vez posado, me costaba verdadero esfuerzo poder enfocarle bien, dado el mimetismo que tenía con la corteza del árbol donde reposaba.






También he de reconocer que no fue fácil fotografiarlo porque enseguida me di cuenta de quién era y de las dificultades que habitualmente existen para encontrarlo, lo cual hizo que me pusiese un poco nervioso. Además se comportaba de manera muy escondidiza quedándose totalmente inmóvil durante tiempo y la fatiga de tener en vilo la cámara durante rato enfocando a lo alto del árbol, era cada vez mayor.




De tamaño pequeño como indica su denominación, no supera el tamaño de un pinzón. Es el más pequeño de los pájaros carpinteros europeos. Precisamente es esta característica, junto con la falta de las grandes manchas blancas de las plumas escapulares, lo que enseguida te hace diferenciarlo del Pico mediano y del Pico picapinos.





La nuca y la parte superior de la espalda así como el obispillo son negros. Las alas tienen el dorso negro cruzado por anchas franjas blancas horizontales.





La cabeza es pequeña, redondeada con el pico corto, negruzco y puntiagudo ligeramente curvado hacia arriba. La frente es pardo blancuzca y el pileo es rojo poco brillante en los machos y blanco sucio en las hembras. La cara no es blanca sino parduzca clara.




En la base de la mandíbula inferior nace una estrecha raya negra que se va ensanchando y a los lados del cuello es ya una mancha extensa de forma irregular, pero nunca llega al pileo, dejando una gran discontinuidad blanca.





La cola es negra y no tiene la característica mancha roja o rosacea en la zona anal que si tienen los otros Picos.




La garganta, pecho y vientre son pardos con estrías finas negras en los lados y flancos. Las patas y los pies son de color gris verdoso, acabando en unas fuertes uñas curvadas.




Pero bueno, una vez realizada esta extensa descripción de su anatomía, no me quedo con las ganas de decir que a mi personalmente no me gusta su estética, que en general me parece como sucia y desgarbada, sobre todo si lo comparas con sus congéneres. En fin, es una apreciación mía muy personal.



Esta especie se distribuye por la práctica totalidad de Europa. En España donde son residentes habituales, parece presentar dos núcleos reproductores principales, uno en torno a la Sierra de Béjar (entre Salamanca y Cáceres) y otro en la cornisa cantábrica, pareciendo especialmente abundante en Euskadi. En Asturias es una especie sobre la que existe poca información, pero hay varias citas de cría en la zona central.




En relación a su canto, es similar a lo otros picos pero más rápido y agudo. El tamborileo también es más rápido y algo más débil por el tamaño.



Se alimenta de insectos y sus larvas, especialmente de escarabajos xilófilos (comedores de madera). También pueden comer frutos silvestres.



Acostumbran a habitar en arboledas de hoja caduca, bosques de robles, castaños, encinas, alcornoques y bosques existentes a las orillas de los ríos. Suelen estar ausentes en los bosques de coníferas.



El principal problema de estas aves es la pérdida de hábitat como consecuencia de la tala directa y de la sustitución del bosque autóctono caducifólio o mediterráneo por cultivos de coníferas y eucaliptos. Otra amenaza grave, que significa la pérdida o abandono de abundantes nidadas y una merma de las fuentes de alimentación, viene causada por la práctica silvícola de eliminar los troncos viejos o caídos en las áreas forestales.



Está incluido en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría "De interés especial".

1 comentario:

  1. Pues a mi me parece que es un pájaro bien bonito. Tiene su encanto. Bonitas fotos ;)

    ResponderEliminar