sábado, 5 de agosto de 2017

Un pequeño halcón urbano. Cernícalo primilla. Falco naumanni.

A principios del verano, al igual que años anteriores, he tenido la oportunidad de nuevo de poder dedicar alguna que otra sesión fotográfica a esta preciosa ave rapaz en tierras castellano-extremeñas.




Desde el punto de vista fotográfico es una verdadera delicia poderte encontrar con este pequeño halcón (Falco naumanni) ya que en la época reproductora es un ave muy gregaria, que habitualmente concentra sus colonias de cría en edificios y construcciones humanas de ambiente rural, tales como torres de iglesias, castillos, casonas, edificios en ruinas..., debido a la proximidad de campos de cultivo de cereales, eriales o pastizales, que son sus hábitats favoritos ya que obtienen fácilmente de ellos su principal alimento, los insectos.




Esta circunstancia facilita mucho su observación ya que puedes encontrarte ante por ejemplo, la torre de una iglesia de pueblo en la que anida habitualmente esta especie y donde puedes apreciar a poca altura las idas y venidas de varios progenitores a sus nidos, ya que a la hora de criar esta es una especie muy gregaria y normalmente se concentran varias parejas a la vez.




Otro factor favorable para poder realizar unas buenas sesiones fotográficas, es que normalmente a principios de verano la climatología suele ser muy favorable, máxime si se trata de tierras castellano-extremeñas que esta especie frecuenta habitualmente y en donde los cielos completamente azules con una excelente luz, están prácticamente asegurados, lo cual favorece notablemente el poderles fotografiar en vuelo utilizando velocidades altas.




El Cernícalo primilla (Falco naumanni) es algo más pequeño y más esbelto que su cercano pariente el Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) con el que comparte familia (Falconidae) y con el que se puede llegar a confundir si se observan a distancia, en especial en el caso de las hembras. Como el resto de los halcones, presenta alas y cola puntiagudas en vuelo.




La etimología de su denominación científica “Falco naumanni” o “Halcón de Naumann” proviene del término latino “falco-onis”: halcón (de “falx-falcis”): hoz, guadaña, referido a sus garras en forma de ganchos o por la forma de su silueta en vuelo, y la referencia al afamado ornitólogo J.A.Naumann, que entre 1820-1880 publicó la Historia Natural de las Aves de Alemania.




Vienen a tener una longitud de unos 25-33 cm, con una envergadura de entre los 60-70 cm. Su peso ronda entre los 120-145 gr. Pueden llegar a vivir hasta 8 o 9 años. En esta especie existe un claro dimorfismo sexual. 




En el caso de los machos tienen el dorso y las partes superiores de las alas de color marrón rojizo (ladrillo), similar al del Cernícalo vulgar, pero en este caso sin las motas oscuras características de aquel. Además en el Cernícalo primilla adulto, también se puede diferenciar en las partes superiores, un estrecho panel alar gris azulado, situado entre el ala anterior de color ladrillo sin motas y las rémiges oscuras. Los extremos de las alas, vistas desde arriba (primarias) son negras. El obispillo es también de un color azulado.




Las partes inferiores son de color ocre-crema claro (a veces con un ligero tinte rojizo, sobre todo en el pecho), con pequeñas motas oscuras redondeadas y espaciadas.




Las alas por la parte inferior son de un color crema blanquecino (más claro que en el Cernícalo vulgar) muy poco moteada de negro en las infracoberteras y casi sin barreado apreciable en las plumas de vuelo, que son muy claras, casi blancas. En el borde inferior de las alas se observa una banda oscura difusa (más oscuro que en el caso del Cernícalo vulgar.), especialmente visible en los extremos de las alas.




Estas dos últimas circunstancias, hacen que cuando los vemos volando, tanto por la cara inferior de las alas, como por el cuerpo y la cola, tengan un aspecto general más pálido y menos moteado que en el caso del Cernícalo vulgar.




Dos de las más llamativas características del macho del Cernícalo primilla, es el color azulado de la cabeza y la ausencia de la característica bigotera en la cara del Cernícalo vulgar.




Tienen el pico corto, curvado hacia abajo con forma de gancho y de color negro azulado. Además, la cera y las comisuras del pico son de un llamativo color amarillo claro.




Los ojos son grandes, con el iris es de color pardo oscuro y están rodeados por un anillo ocular de color amarillo.




La cola por su parte superior es de color azulado, mientras que por la parte inferior es de una tonalidad grisácea blanquecina con una ancha franja negra sub-terminal y una terminal blanca más fina. Las rectrices centrales son más largas y sobresalen más que las laterales, lo que le da una ligera forma acuñada a la cola. 




Las patas son de color amarillo con las uñas blancas a diferencia de las del Cernícalo vulgar que son negras.




En líneas generales, las hembras son de un tono general bastante más apagado y menos contrastado que los machos. Tienen las partes superiores, incluida la cola, de color marrón rojizo con un denso barrado de líneas transversales negras. 




Las partes inferiores son de color marrón claro y con un rayado y punteado negro más abundante que el del macho. Las alas por debajo también son marrón claro barrado de negro.




Si las vemos en vuelo se puede apreciar que en general tienen las partes inferiores y la alas más pálidas y con barrado menos abundante y más fino que en el caso de las hembras de Cernícalo vulgar.




La cabeza y la nuca son habitualmente de color marrón (aunque en algunos ejemplares son grisáceas) con numerosas de líneas longitudinales negras. La bigotera resulta más corta y menos marcada que la de la hembra del Cernícalo vulgar y carecen de la raya oscura que va desde el ojo hacia atrás que si presenta este último.




Los individuos jóvenes son muy parecidos a las hembras adultas y a las hembras y jóvenes de Cernícalo vulgar, aunque se pueden diferenciar de estos últimos por tener una bigotera más corta y poco marcada y ser menos barrados por las partes inferiores.




Al igual que el Cernícalo vulgar también se ciernen pero lo hacen menos a menudo y durante muy cortos periodos de tiempo, lanzándose en una rápida caída sobre las presas que divisan desde el aire, lo cual también sirve para diferenciarles de aquel.




Uno de los rasgos que mejor le distingue del Cernícalo vulgar es la voz, pues su grito es muy diferente al de éste. Su voz más conocida es un reclamo trisílabo, agudo y estridente tipo “chiik-chikchik-chik” que repite incesantemente cerca de la colonia. También emite otros chillidos cortos similares a los del Cernícalo vulgar, aunque más rápidos y traqueteantes.



Se distribuyen por Asia (desde el norte de China, las estepas asiáticas y Oriente Próximo), Europa occidental, donde ocupa fundamentalmente la cuenca del Mediterráneo, principalmente en la península Ibérica, Italia, Francia, Grecia, Turquía, también en la región de los Balcanes, periferia de los mares Caspio y Negro, y por el África subsahariana donde tienen su área de invernada.




En España son habituales durante el período estival, llegan desde África en marzo-abril y permanecen hasta agosto-octubre. Solo unos pocos individuos son residentes habituales.




Se distribuye principalmente por el cuadrante suroccidental de la Península Ibérica, pero también se encuentra en ambas mesetas, Andalucía oriental y el valle del Ebro. Los principales núcleos se hallan en Extremadura, Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Se han citado algunos individuos invernantes en el valle del Ebro, Castilla y León, Castilla- La Mancha y Extremadura. Rehúyen Galicia, Cantábrico y Pirineos. 




Como comentaba al principio sus hábitats se encuentran en las construcciones humanas, principalmente rurales (torres de iglesias, cortijos, casonas, castillos…) situados en regiones dedicadas a la agricultura y la ganadería extensivas y en cuyas proximidades existan áreas abiertas como, campos de cultivo de cereales, zonas esteparias, eriales o pastizales en las que pueden encontrar abundantes invertebrados con los que alimentarse.




Su alimentación es básicamente insectívora, principalmente ortópteros y coleópteros (saltamontes, grillos, langostas, escarabajos) que capturan tanto en el suelo como en el aire, pequeños mamíferos, en especial roedores, también ranas, lagartijas y ocasionalmente alguna pequeña ave. Su dieta le otorga un papel notable como agente limitador de plagas nocivas para la agricultura.




El periodo reproductivo lo realizan entre los meses de abril y junio. Durante esta época se reúnen en colonias de variable tamaño. Para anidar normalmente utilizan los agujeros, las grietas que existen en las construcciones humanas o las cavidades bajo las tejas, a las que no hacen aporte alguno de material. Ocasionalmente, también pueden anidar en los árboles o en los acantilados rocosos.




La puesta se compone normalmente de 4-5 huevos. La incubación que es llevada a cabo fundamentalmente por la hembra, dura 28 días aproximadamente. Ambos padres alimentan a los pollos durante casi un mes, tiempo en el que alcanzan su total desarrollo y realizan los primeros vuelos, aunque todavía dependerán unas semanas más de sus progenitores. Las crías abandonan el nido cuando tienen unos 30 días de edad.




El Cernícalo Primilla presenta una alta filopatría (el 57% de los juveniles tienden a retornar a sus colonias natales) y gran fidelidad a la colonia de cría (el 72% de los adultos). Sin embargo, casi el 75% de los individuos cambian de nido y de pareja anualmente.




La principal amenaza del Cernícalo Primilla es la pérdida de hábitat de alimentación en las áreas de cría y de dispersión, pero sobre todo los radicales cambios producidos en la agricultura, con la desaparición de sus tradicionales cazaderos, debido a grandes transformaciones de secano en regadíos, el abandono de tierras o la urbanización de las áreas periurbanas y el uso indiscriminado de insecticidas que ha afectado a la base fundamental de su dieta y la posible intoxicación de las aves. 




Otras causas de la regresión sufrida por esta especie tiene que ver con la eliminación de huecos para la reproducción, provocada principalmente por las restauraciones de los edificios en donde se ubicaban las colonias y el abandono de estos edificios en otros casos. Por último, los expolios, caza ilegal, competencia inter-específica por huecos de nidificación (Grajillas) o electrocuciones, son otras amenazas que les pueden afectar.




En los últimos 20 años son numerosos los estudios y acciones destinados tanto al conocimiento de diversos aspectos de la biología de la especie, como a promover acciones a favor de su conservación en toda España, y en el resto de su área de distribución europea. Este gran esfuerzo por parte de cientos de científicos, colectivos y personas comprometidas con la conservación, ha dado resultados concretos y cuantificables, que en la mayoría de los casos han redundado en mejoras tangibles en las poblaciones de la misma.




Estas acciones han tenido una influencia decisiva en el cambio de la tendencia negativa que registraba la especie desde la segunda mitad del siglo XX, contribuyendo de manera significativa a la tímida recuperación que la población ibérica ha registrado en estos 20 años. El Cernícalo primilla se encuentra en el Listado de Especies Silvestres en “Régimen de protección especial” (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) y está incluido en la categoría “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves de España (2003).

3 comentarios:

  1. Excelente reportaje José Ignacio, unas fotos fantásticas de este precioso cernícalo. Saludos desde Cantabria.

    ResponderEliminar
  2. Geniales fotos, como siempre demuestras una gran paciencia y sabiduria. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros amables comentarios. La calidad de las fotografias evidentemente no son mérito mío sino de la belleza de estas preciosas aves. Todo es custión de encontrar el lugar y momento oportuno y disfrutar a tope viendo sus evoluciones. Saludos.

    ResponderEliminar