domingo, 14 de febrero de 2016

Un elegante y experto buceador de llamativos ojos rojos. Zampullin cuellinegro. Podiceps nigricollis. Somorguyu del pescuezu prietu.

Aprovechando las fotografías que recientemente pude realizar a esta pequeña y elegante ave, el Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), voy a tratar de profundizar en las principales características de esta pequeña ave, para así conocerla mejor y compartir esos datos con quien le pueda interesar, así como presentar un puñado de unas curiosas fotografías, (al menos a mí me lo parecen) que la he podido realizar días atrás.




Este Zampullín cuellinegro se encontraba zambulléndose continuamente para buscar algún alimento que echarse al pico, cuando en una de esas ocasiones, atrapo a una especie de pez muy alargado a modo de culebrilla que tal vez podría corresponderse con un pez aguja, aunque la verdad es que no tengo ni idea de si lo era o no. 




El caso es que lo sacó del agua e inmediatamente intento engullirlo, pero el pececillo en cuestión no tenía pinta de quererse rendir fácilmente y decidió dar batalla al bueno del zampullín que no esperaba tanta resistencia.





Que si te subo para arriba, que si para abajo, que a un lado o al otro, pero no conseguía "enfilarlo" bien ya que el "bicharraco" se contraía y se desplazaba para todos los lados.





Una y otra vez intentándolo, incluso sumergiéndolo varias veces en el agua para acomodárselo y volverlo a coger con el pico, pero nada, no había manera.





El problema vino a continuación, cuando en un movimiento inesperado para el zampullín, el bicharraco se lanzó al cuello del zampullín y a modo y manera de si fuera una Boa constrictor, se enrollo en su cuello y lo empezó a constreñir. 





No se si era yo o a mí me parecía que el zampullin empezo a asustarse porque no podía defenderse y su supuesta presa cada vez le apretaba más.





El zampullín no podía alcanzar con su pico a su presa ya que la flexibilidad de su cuello no podía alcanzar la zona constreñida. Y el caso es que pasaban los minutos y aquel bicho apretaba y apretaba. 





Ya en una desesperada maniobra, el zampullín adoptó una postura un tanto extrema, ladeándose y escorándose en el agua para de nuevo atrapar con su puntiagudo pico al bicho.





De nuevo vueltas y más vueltas, hasta que al fin, una vez transcurridos unos largos minutos de lucha, en zampullín se impuso y pudo engullir al pez, pero doy fe de que éste se estuvo defendiendo hasta sus últimos alientos de vida.




Bueno una vez finalizada esta curiosa pelea de titanes, paso, como ya es costumbre, a realizar una revisión de las características más destacables de esta elegante especie.





Como la mayoría de los que lean esta entrada ya se sabe, el Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis) es junto con los Somormujos (lavanco y cuellinego) y otros zampullines (chico y cuellirrojo) uno de los componentes del género Podiceps, familia Podicipedidae, que toman su nombre científico de la etimología de la palabra latina “podicis” que significa ano y “pes” que significa pie, en clara referencia a que sus patas se unen al cuerpo en su extremo posterior (al lado del ano). Su nombre específico, al igual que el común, alude a su plumaje durante la época de cría, ya que la palabra “nigricollis” proviene de “niger” negro y “collis” cuello y significa cuellinegro.



Se reconocen tres subespecies de zampullín cuellinegro: El P. n. nigricollis que cría en Eurasia (pasa el inverno en el sur y el oeste), en Asia central y oriental, y en el este de África. El P. n. gurneyi que se encuentra en África austral y el P. n. californicus que se extiende por Norteamérica.



De tamaño pequeño, ya que tan solo miden unos 28- 35 cm de longitud y alcanzan una envergadura que puede llegar a los 60 cm y un peso de unos 400-450 gr en el caso de los machos, mientras que las hembras no superan los 300 gr. No existe dimorfismo sexual en esta especie.



Para hacernos una idea, saber que es un poco más pequeño y con el cuello más fino que el Zampullin cuellirrojo y por supuesto que el Zampullin común, también conocido por Zampullin chico, que como su nombre indica, es el de menor tamaño de los tres y el del cuello más corto. 



Su plumaje varía notablemente dependiendo de la época del año en que se encuentre. Con mucho su plumaje nupcial durante la época reproductiva es mucho más espectacular que el que luce en invierno y que es el que voy a exponer en esta entrada.



En esa época reproductiva (abril-junio) presentan el dorso, pecho y cuello de color negro.Los flancos son de un color castaño rojizo y el vientre, al igual que la zona caudal, son blanquecinos. Las alas son marrones muy oscuras y en ellas se distinguen al volar las blancas secundarias.



El pileo es redondeado o ligeramente en punta, ya que las plumas de la parte anterior del píleo se erizan asemejándose a un moño. La frente la tiene en pendiente y ambos (pileo y frente) son de color negro. 



En la zona auricular y de la mejilla, presentan un llamativo mechón de plumas largas y filiformes de color amarillento dorado que, con forma de abanico, parten desde el ojo hacia atrás y que contrasta notablemente con el fondo negro del resto de la cabeza y cuello y con el ojo rojo intenso.



El pico es diminuto, fino, puntiagudo y un poco curvado hacia arriba en su punta. Su color es negro en esta época.



Los ojos son de un llamativo color rojo intenso (como un rubí) y están rodeados por un fino anillo periocular también rojo.



La cola está poco definida y en su conjunto toda la zona caudal posterior tiene un aspecto de “borla de polvera” como la del Zampullín común o chico.



Las patas son cortas y de color gris verdoso con los dedos palmeados.



Durante la época invernal su plumaje resulta mucho menos llamativo, ya que su coloración general es gris negruzca (dorso, nuca y zona posterior del cuello), excepto en la garganta, las mejillas, los laterales de la nuca. En la parte anterior y laterales del cuello presentan un collar gris claro. 



El pecho y parte de los flancos son blanquecinos. El vientre y la zona caudal son de color gris ceniza. 



El píleo y la mitad superior de la cara son de color negruzco que se extiende por debajo de los ojos. La mitad inferior de la cara, las mejillas y los laterales de la nuca son blanquecinos, además el límite entre las zonas oscuras y las blancas es bastante difuso con una protuberancia oscura que desciende por las mejillas.



El pico es de color gris azulado con el culmen negruzco.



Los ejemplares jóvenes tienen el color del plumaje como el de los adultos en invierno pero con tintes ocráceos en las zonas blancas del cuello y en las de la cara. Tienen la cabeza más redondeada.



La diferenciación entre el Zampullin cuellinegro y el Zampullín cuellirrojo no es fácil. Su tamaño es muy similar y pueden ser fácilmente confundidos. Las principales características diferenciativas son que el Z. cuellirrojo no tiene el pico curvado hacia arriba en la punta, sino recto y tiene la punta pálida. El color oscuro de la parte superior de la cabeza no llega hasta debajo de los ojos (mejillas) como en el Z. cuellinegro. Podemos decir que el Z. cuellirrojo tiene en conjunto los carrillos o mejor la zona de los oídos netamente más blanca que el Z. cuellinegro. La cabeza es menos redondeada con la parte posterior más en punta (en el centro, a modo de moño, en el Z. cuellinegro) y el pileo y frente con una pendiente más suave (aplanada) que en el caso del Z. cuellinegro (pileo prominente).



Como su nombre común indica, estas aves son unas excelentes buceadoras y acostumbran a estar continuamente zambulléndose, tanto para alimentarse como para huir cuando se sienten en peligro. Cuando se zambullen no lo hace iniciando un salto, sino suavemente sin apenas mover el agua de la superficie. Nada muy bien y bucea a gran profundidad, a menudo durante un período de hasta 50 segundos, aunque lo habitual son 20-25 segundos.



Sus patas están situadas en una zona muy posterior (Podicipedidae) lo cual les facilita el buceo pero sin embargo hace que sean muy torpes en tierra firme.



El zampullín cuellinegro se pasa la mayor parte del año sin volar (de 9 a 10 meses), y es una de las aves con un vuelo menos eficiente. Generalmente evita volar todo lo que puede, y realiza vuelos de larga distancia exclusivamente en la migración. Sin embargo, durante la migración llega a desplazarse 6.000 km para alcanzar zonas prósperas que son explotadas por pocas especies.



Se alimentan principalmente de insectos y sus larvas acuáticas, aunque, según el lugar y el momento del año, puede alimentarse también de crustáceos, moluscos, anfibios o pequeños peces.



El canto del Zampullín cuellinegro consiste en un puhiiií-phí agudo, seguido de una secuencia temblorosa y nerviosa, que recuerda a un murmullo agudo. Es silencioso en invierno.

En cuanto a la distribución de esta ave, decir que están en el sur de Europa, Asia, África y Norteamérica.


En España son residentes habituales aunque durante el invierno suelen realizar desplazamientos hacia lugares menos fríos del sur. Ocupa principalmente humedales de la mitad meridional peninsular, en Andalucía occidental (marismas del Guadalquivir), las lagunas manchegas y El Hondo (Alicante). 


Al igual que ocurre con el resto de la familia, el hábitat del Zampullin cuellinegro durante la época reproductiva se encuentra en los humedales interiores con abundante vegetación palustre (carrizales, cañaverales) y sumergida, ricos en nutrientes y de tamaño pequeño o mediano y poco profundos. 



En invierno, tras el periodo de cría, las aves se desplazan hacia el sur y se concentran en zonas húmedas interiores libres de heladas y también a algunas zonas costeras protegidas, como marismas, salinas, albuferas, rías, estuarios y otros humedales próximos a la costa, mostrando cierta predilección por las salinas andaluzas y mediterráneas. También hay cierto movimiento de ejemplares hacia el norte de África.



La época de reproducción se extiende desde el mes de abril hasta junio. Normalmente hacen una puesta, pero en caso de pérdida de esta, pueden hacer una segunda.



Su parada nupcial es bastante llamativa y se asemeja a la del Somormujo lavanco pero es más difícil de observar, ya que tiene lugar por la noche entre los carrizos, donde esta especie oculta el nido. En síntesis, ésta consiste en una iniciativa del macho que se sumerge en el agua y sale a la superficie a poco menos de un metro delante de la hembra, que ya le espera con el cuello situado horizontal sobre el agua y las alas abiertas. Inmediatamente ambos estiran sus cuellos hacia arriba y se colocan uno frente al otro sin tocarse, “pecho con pecho y pico con pico”, permaneciendo así los pájaros hasta 15 segundos en que, sacudiendo la cabeza, inician un desfile nupcial, nadando uno al lado del otro hasta la vegetación de carrizos más próxima.



Para anidar, acostumbran a agruparse en colonias no muy numerosas. El nido es una especie de plataforma flotante que construyen ambos sexos con materia vegetal que enganchan a la vegetación sumergida o emergente. 



La puesta se compone normalmente de 2-3 huevos y ambos sexos participan en la incubación, que dura 21 días aproximadamente. Las crías son seminidífugas ya que a las pocas horas abandonan el nido pero luego se suben encima de la madre ya que ésta les sirve de nido flotante y los cuida durante unos 20 días.



Entre los factores que amenazan a esta ave cabe citar la pérdida o la degradación de sus hábitats y las grandes sequías. También inciden negativamente la contaminación en medios costeros, las molestias causadas durante la época de nidificación. La especie figura como “Casi amenazada” en el Libro Rojo de las aves de España (2004) y aparece como “De interés especial”en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

4 comentarios:

  1. Curiosas y a la par espectaculares!!! Un abrazo José Ignacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Germán. Siempre tan amable y dando ánimos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué lance más curioso y qué bien capturado! Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Juanda. La verdad es que si me pareció curioso el lance. David contra Goliat. Pero guerra dió, ya lo creo que la dió. Un saludo.

    ResponderEliminar