domingo, 15 de noviembre de 2015

Una zancuda con un pico muy especial. Espátula común. Platalea leucorodia. Paletón.

En esta entrada voy a presentar a un ave que ya durante la Edad Media y el Renacimiento se la conoció como Averramía y a la que ya se cita en la primera obra de cetrería castellana de autor conocido. Se trata del conocido como “Libro de la caza”, de Juan Manuel, escrito allá por el año 1.325 en el que se describen las técnicas de caza medieval y un tratado sobre aves de cetrería aptas para la caza.



La espátula común (Platalea leucorodia) es una especie de ave pelecaniforme de la familia Threskiornithidae y del género Platalea de un tamaño grande ya que tiene una longitud de entre 80-93 cm y una envergadura de entre 120-135 cm. Su peso es de unos 2 Kg. No existe dimorfismo sexual en esta especie.





Junto con su particular pico, una de sus principales características de este ave zancuda, es que son de color totalmente blanco, aunque los individuos jóvenes tienen las puntas de las plumas primarias de color negro. 





Aunque en ocasiones pasa inadvertido, los ejemplares adultos, durante el periodo reproductor, desarrollan en la zona de la nuca un penacho de largas plumas colgantes de color blanco con un ligero tono amarillento que son ornamentales y caen por detrás a lo largo del cuello; este penacho es algo más largo en los machos y desaparece en verano. 





Cuando sopla el viento y le da por detrás o cuando el animal se altera sus plumas se erizan de modo espectacular formando como una corona.





Tienen un cuello moderadamente largo y aunque es de color blanco durante la época reproductiva le aparece un collar amarillo en su parte inferior, en su unión con el pecho. 





En vuelo muestran una silueta estilizada al llevar el cuello estirado al igual que las cigüeñas y las grullas lo que les diferencia de otras garzas que lo hacen con el cuello retraído.





El pico es largo, mide entre 20-23 cm y tiene el extremo redondo y aplanado. Es de color negro con rayas horizontales grises en los adultos y con una amplia mancha amarillenta en su extremo cuya intensidad y tamaño aumenta durante la época reproductiva.





Los ojos son de color marrón anaranjado. 





Las patas son largas, de color negro y en vuelo se ven extendidas hacia atrás.





Los jóvenes son totalmente blancos y tienen el pico y las patas de color gris rosáceo o amarillento. Carecen del penacho de plumas en la nuca y como ya mencioné antes, tienen las puntas de las plumas primarias de color negro.





El vuelo es lento, con batidas de las alas muy regulares y planeando en ocasiones. Si el grupo es numeroso y en migración, vuela en línea y sólo de forma ocasional parecen formar en el aire una amplia uve.





En general es un pájaro muy silencioso al que es raro escuchar algún sonido y pocas veces se puede escuchar su voz, pero sí el golpeteo de las mandíbulas.





Se distribuye por la región paleártica (Europa, Asia al norte del Himalaya, África septentrional y las zonas norte y central de la península arábiga), aunque de forma fragmentada, si bien en muchas de estas regiones aparece únicamente como invernante. En Europa nidifica solamente en los Países Bajos, España y Francia y, en menor número, en Portugal, Hungría, Austria, Dinamarca, Rumanía, Rusia y Turquía.






En España algunos ejemplares permanecen todo el año mientras que los demás invernan en África (ríos Souss y Massa, en Marruecos, y también en Mauritania y Senegal). Su número aumenta durante los pasos migratorios y también en el invierno a expensas de las aves procedentes de Europa que se quedan para invernar.





En España el grueso de la población se agrupa en Andalucía occidental (Odiel, Doñana y Cádiz) y en Extremadura, en torno a las áreas de cría. También se producen concentraciones en algunos enclaves de la costa cántabro-atlántica (rías de Guernica, Villaviciosa, Arosa y, especialmente, marismas de Santoña), por donde efectúan la migración los individuos provenientes de las colonias francesas y holandesas en su camino hacia África. También se pueden ver algunos ejemplares en las lagunas de Villafáfila, en Zamora.






En nuestro territorio aparece la subespecie leucorodia, que habita también en el resto de Europa, el norte de África y algunas zonas de Asia. Resulta rara en Baleares y más regular, pero escasa, en Canarias.





Durante el día es poco activa, a no ser en plena época de reproducción. Son más activas durante el atardecer y sobre todo antes de salir el sol.





Sus hábitats se encuentran principalmente en humedales poco profundos, en general costeros y por tanto salinos como son las marismas, rías, humedales costeros, albuferas, salinas y estuarios, pero a veces también en las lagunas interiores, playas y colas de embalses.





Cuando se alimentan lo hacen en grupo, al igual que las avocetas y los flamencos, vadeando aguas someras, avanzando con pasos cortos e introduciendo el pico entreabierto en la capa superficial del limo y moviéndolo de un lado a otro, pero el pico de la Espátula común no filtra el agua ni el fango, y no presenta la estructura en laminillas que le permitiría hacerlo. Sin embargo, la punta ancha de su pico es táctil y le permite advertir las presas antes de capturarlas.





Su alimentación es a base de invertebrados acuáticos (crustáceos, moluscos, anélidos e insectos acuáticos y sus larvas) y también de anfibios (huevos de rana, renacuajos), pequeños peces y algas y hierbas acuáticas.





Es una especie gregaria que se asienta en la misma colonia durante años sucesivos, a menudo en compañía de garzas y cigüeñas blancas.





Ambos sexos construyen nido amplio sobre árboles o arbustos o entre cañaverales. Para su construcción utilizan ramas y palos por la parte de fuera y ramas más pequeñas, papeles y otros materiales blandos por dentro.





Realizan una única puesta por temporada que normalmente se compone de 4 huevos. La incubación dura 21 días aproximadamente. Los pollos alimentados por ambos padres, abandonan el nido a las 4 semanas de edad, volando después de unas 6 semanas.





Sus principales amenazas son la excesiva concentración de las colonias, la caza ilegal, molestias de las colonias por la presencia de personas (pesca, marisqueo o presencia de embarcaciones de recreo) o animales domésticos, la contaminación por plaguicidas y metales y la pérdida de sus hábitats y de los lugares de nidificación.





La Espátula común se incluye en el Libro Rojo de las aves de España como especie “Vulnerable” y aparece como “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

1 comentario:

  1. Menudo reportaje más bonito, como te lo curras José Ignacio. Un abrazo desde el oriente de Cantabria.

    ResponderEliminar