lunes, 15 de junio de 2015

Las dificultades de la época de crianza (y II). Somormujo lavanco. Podiceps cristatus. Somorguyu crestudu.

A pocos metros de la familia de somormujos que presenté en la anterior entrada, pude observar a un bonito macho que se dirigía de una manera muy decidida hacia una hembra que le estaba esperando.




Al realizarse el encuentro, enseguida me di cuenta que había algo que resaltaba del dorso del macho.




Y, sí, efectivamente, se trataba de una pequeña cría que llevaba en la grupa y que presentaba a la madre para que ésta la alimentase.




Las imágenes que estaba tomando me parecían de una belleza y plasticidad increíbles.




Pero de nuevo, tal y como ocurría en la familia que ya presenté, las dificultades para poder deglutir ese tamaño de pececillos, estaban presentes, pero ahora con el agravante de que el tamaño de esta cría era considerablemente menor que el de las anteriores.




De nuevo, de nada servía que el padre contribuyera o que la madre le diera vueltas a la pieza sumergiéndola previamente en el agua, el caso es que existía una clara desproporción de difícil solución.




Las intentonas se repetían una y otra vez y no había manera.





Pero, como suele ocurrir, el estar pendiente del "árbol" me impedía ver el "bosque" y no me había percatado que el problema se multiplicaba por dos, ya que en la grupa del padre apareció una segunda cría que también demandaba ser alimentada por sus padres.




Como aquello no funcionaba, la pareja optó porque fuera el padre el que tomara la iniciativa e intentara alimentar a los pollos que llevaba encima.




Para poder llevar a cabo esa alimentación, el padre tenía que adoptar posturas francamente forzadas, casi, casi, retorciéndose sobre si mismo.





Por babor o por estribor, aquello no funcionaba.





Nuevo intento por parte de la madre con la aportación de una nueva pieza.





Y una última del padre.







Al final marcharon con la música a otra parte a intentar encontrar en otra zona piezas más asequibles para el tamaño de sus criaturas, cosa que su madre consiguió minutos después como pude comprobar y fotografiar. 








No hay comentarios:

Publicar un comentario