jueves, 5 de marzo de 2015

El pato del ojo dorado. Porrón osculado. Bucephala clangula. Coríu Güeyo d'Oru.

Aunque las fotografías las realice ya hace unas semanas, no quería dejar de dedicar una entrada en mi blog a esta extraña anátida que en muy contadas ocasiones ha podido ser avistada en Asturias. Se trata de una hembra de Porrón osculado que hemos podido observar en el Embalse de San Andrés de los Tacones de Gijón. Aunque con importantes dificultades de acceso al lugar donde se encontraba, al final conseguí alguna imagen aceptable de esta curiosa hembra.






Por las referencias que tengo la media docena de avistamientos que en los últimos diez años se han contabilizado en Asturias, todos han sido de hembras y en zona de embalses (La Granda, Trasona, San Andrés, La Furta, etc.) y la mayoría en los meses invernales de diciembre y enero, como cabría esperar, aunque curiosamente, también se vio en primavera durante los meses de marzo, abril e incluso mayo.



El porrón osculado es una anátida de las denominadas buceadoras del órden de las Anseriformes, familia Anatidae, género Bucephala y nombre específico de clangula y lo primero que me llama la atención es la denominación de su género Bucephala que al parecer procede de las palabras griegas bous (toro) y kephale (cabeza), en referencia al tamaño de su cabeza. En cambio su nombre específico, clangula, es un término neolatino resultante de la combinación del verbo clangere (resonar) y la partícula diminutiva ula, en referencia al silbido que produce el batir de sus alas. 



A la hora de describir a este ave lo primero que hay destacar es el importante dimorfismo sexual que tiene. El Porrón osculado es un pato de tamaño medio que viene a tener una longitud de entre 40-48 cm, con 62-77 cm de envergadura y un peso aproximado de entre 500-1200 gr. en el caso de las hembras y de entre 900-1400 gr. en el de los machos que, obviamente, son más grandes.



Tienen la cabeza de forma redondeada y más grande de lo habitual. En el caso de los machos en época nupcial, tienen la cabeza de color negro con reflejos iridiscentes verdosos oscuros. Es habitual verlo con las plumas del píleo erizadas que le dan un aspecto de tamaño de cabeza aún mayor.



Presentan una mancha blanca redondeada en la mejilla, junto a la base del pico, que no sobrepasa por arriba el ojo y que es la responsable del nombre común de esta especie (osculado) al atribuirse popularmente esta mancha blanca a la marca que deja un beso.



Los ojos son pequeños y tiene un iris de un color amarillo intenso (dorado) de ahí que su nombre en asturiano sea el de Coríu Güeyo d'Oru o en inglés que se le conoce por Goldeneye y Common Goldeney. El pico es corto, de forma triangular y color negro. 


El plumaje del dorso y la zona caudal son de color negro y el resto del cuerpo es de color blanco reluciente. La cola es muy corta y es también de color negro.



La hembra tiene cabeza de color chocolate (castaño rojizo), el pico es negro con el extremo rosado, presentan un collar balnquecino pálido en la base del cuello y el dorso es pardo grisáceo oscuro. El pecho y los flancos son de color gris claro. La parte inferior y la zona caudal son blancas. Los ojos son pequeños y son de color amarillo pálido.



Ambos sexos tienen las alas de color blanco con varias pequeñas líneas oblicuas de color negro (coberteras secundarias). Cuando vuelan, sus alas remiges emiten un silbido característico audible desde lejos.



Se trata de un pato tímido, que fácilmente alza el vuelo con aleteos muy rápidos. En vuelo, el macho parece barrado longitudinalmente de blanco y negro, mientras que la hembra y el joven se ven muy grises, con paneles pálidos en el ala.



Las patas en ambos sexos son de color naranja con los dedos palmeados.



Los jóvenes también son muy semejantes a las hembras pero tienen el pico completamente gris, no tienen el collar blanco y tienen la cabeza más apagada.



El plumaje de eclipse del macho es muy parecido al de la hembra pero manteniendo algunas plumas oscuras en la cabeza. 



El Porrón Osculado es natural del hemisferio Norte. Se distribuye por Norteamérica y por el norte de Euroasia, Escandinavia, alguna localidad dispèrsa de Centroeuropa y Escocia. Inverna en Asia oriental y central, y Europa occidental (mar del Norte y mar Báltico), donde alcanza muy ocasionalmente el área mediterránea entre los meses de diciembre y febrero. Se reconocen varias subespecies. 


La migración la realizan principalmente durante la noche. En otoño ocurre entre septiembre y noviembre y la de primavera entre febrero y abril.



En nuestro territorio aparece, en muy escaso número (unos 10 ejemplares al año), entre diciembre y febrero fundamentalmente.


Con la llegada del buen tiempo se inicia la espectacular parada nupcial en la que el macho nada alrededor de la hembra con la cabeza y el cuello a ras del agua para inmediatamente después, volver la cabeza bruscamente sobre el dorso emitiendo silbidos. A continuación mueve la cabeza y agita las patas bruscamente proyectando agua hacia atrás cada vez que inclina la cabeza hacia delante. Durante el cortejo, el macho emite una doble nota, biii-biich,, que acompaña de un traqueteo corto, mientras que la hembra entona un ronroneo sonoro.



Cría en zonas boscosas cercanas a lagos o ríos de cauce lento, con arbolado añoso en cuyos huecos acostumbra a situar los nidos que consisten en una simple depresión tapizada por material diverso y plumón. Fuera de este periodo aparece en aguas muy variadas, aunque prefiere zonas protegidas, como estuarios, bahías o ensenadas.



Pone 6 a 12 huevos de abril a mayo. Los huevos, de color verde azulado, son incubados durante 29-30 días y los pollos se desarrollan en unos 55-65 días cuando alcanzan la capacidad de vuelo. Suelen realizar una nidada por año. La hembra se encarga sola de la incubación y cuidado de las crías, puesto que es abandonada por el macho una semana o dos después de empezar la incubación. Los patitos aprenden muy pronto a buscar comida por sí mismos, pero permanecen juntos en una nidada con su madre por algún tiempo. Se vuelven independientes antes de convertirse en adultos. Los patitos aprenden a volar aproximadamente a los 2 meses.



Se alimentan de invertebrados principalmente crustáceos, moluscos y también insectos acuáticos y sus larvas que captura buceando. En menor proporción también consumen plantas acuáticas y huevos de peces.



La principal amenaza para esta especie reside en las alteraciones de su hábitat. Aparece en la categoría “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario